Archivo de la etiqueta: tempranillo

Alejandro Fernández, genio y leyenda de la Ribera del Duero. Padre de Tinto Pesquera, un clásico inmortal.

alejadro-fernandez-tinto-pesquera-bn

Descripción:

Alejandro Fernández es una leyenda.
Es la viva imagen de un hombre hecho a sí mismo.

Desde su infancia alimentó su sueño bodeguero y, siguiendo la tradición familiar aprendida de sus padres, de niño ya elaboraba sus propios vinos cada año con uvas de sus pequeños viñedos.

Desde sus comienzos como bodeguero en los años 80, Alejandro Fernández ha sido considerado un verdadero revolucionario y visionario en la elaboración de vinos en la Ribera del Duero, convirtiéndose éstos en un modelo a seguir por otros viticultores y bodegueros.

Trabajador incansable, Alejandro Fernández tiene toda la sencillez y sabiduría de un hombre del campo castellano que supo lograr con su empeño, cariño y tesón unos nuevos Ribera que bien han merecido ser equiparados a los legendarios Pétrus por el reputado Robert Parker.

alejandro-fernandez-tinto-pesquera

Filosofía:

El trabajo es una constante en su discurso. Y es que Alejandro disfruta de su ocupación y lejos de pensar en la retirada afirma: ‘Yo descanso trabajando, en mis bodegas soy feliz y mientras tenga salud, permaneceré al frente del negocio’.

Son sus cuatro hijas un apoyo indispensable para él, especialmente Eva, quien se encarga de las vendimias y la elaboración de las cosechas en un tándem perfecto que representa mejor que cualquier otra cosa la comunión entre la innovación que aporta Eva y la tradición y la experiencia de Alejandro.

Así, las señas de identidad de Tinto Pesquera son la calidad y la perfecta conjunción entre tradición y modernidad.

Tinto Pesquera es una bodega sin artificios que refleja la personalidad de su creador, un hombre de ideas claras y directas, con el temple envidiable del agricultor que conoce bien la paciencia, la perseverancia y los beneficios de la espera.

Pese a sus constantes éxitos y reconocimientos, Alejandro es acérrimo defensor de la contención de precios que sigue a raja tabla, con la firme convicción de que el vino es para disfrutarlo, no para especular.

alejandro-fernandez-pesquera

Historia:

Alejandro Fernández nació en 1932 en Pesquera de Duero.Desde su infancia en que, siguiendo la tradición familiar, elaborara vinos procedentes de pequeños viñedos alimentó el sueño de ser elaborador con bodega propia.Antes que bodeguero fue agricultor, carpintero, herrero y creador de máquinas para el campo. Tanto es así que, los depósitos de acero inoxidable, las barras para conducir las espalderas y las máquinas para limpiar las barricas han salido de su taller.

Fue su carácter innovador el que le empujó a emprender su andadura personal como bodeguero y con el negocio de la maquinaria agrícola -posee tres patentes- pudo reunir los ahorros suficientes para iniciar su proyecto.

En el año 1972 el joven Alejandro Fernández hizo por fin realidad su sueño largamente perseguido cuando, movido por la ilusión de tener su propia bodega en la que elaborar vinos artesanales, adquirió un pequeño lagar de piedra del siglo XVI en su pueblo natal, Pesquera de Duero.

alejandro-fernandez-lagar-piedra

Tres años más tarde, en 1975, su proyecto se consolidaba con el alumbramiento de su primer vino, Tinto Pesquera.

Éste, convertido hoy en un clásico de la Ribera y buque insignia de sus bodegas, conocido y reconocido tanto en nuestro país como fuera de nuestras fronteras, fue merecedor de 98 puntos Parker en 1982.

Con él, Alejandro Fernández se convertía, junto con Vega Sicilia, en el primero en elaborar unos nuevos Ribera que cambiarían el futuro de la región y que a la vez marcaron una estela a seguir. Nuevos tintos que se alejaban de los claretes acostumbrados, menos alcohólicos y de una calidad inaudita hasta el momento.

En el año 1987 y tras 15 años de duro trabajo en aquel pequeño lagar de piedra, germen de una de las bodegas más prestigiosas en la actualidad, empezaron a crecer los viñedos de Alejandro Fernández.

En 1993 el Grupo Pesquera lograba la autosuficiencia: todo el proceso, desde la cepa hasta la botella, transcurre de puertas adentro.

Hoy, su sueño es una realidad que ha superado todas las expectativas y, lejos de acomodarse y contemplar el éxito de sus vinos, Alejandro sigue al pie del cañón convirtiendo sus bodegas en un punto de referencia a nivel internacional y situando sus vinos entre los 100 vinos más prestigiosos del mundo.

Y es que Alejandro Fernández, alma mater del Grupo Pesquera, visionario, creativo y genio incansable, nunca desaprovechó una oportunidad.

Ha sabido materializar sus proyectos contribuyendo además de manera decisiva a la evolución de las zonas vinícolas en las que ha desembarcado.

Tinto Pesquera fue la primera piedra del Grupo Pesquera que hoy se consolida con Condado de Haza, también en la D.O. Ribera del Duero; Dehesa La Granja en la D.O. Vino de la Tierra de Castilla y León, y El Vínculo con vinos acogidos a la D.O. La Mancha.

Emplazamiento y denominación:

La bodega se emplaza en Pesquera de Duero en la provincia de Valladolid, en la Comunidad de Castilla y León, inscrita en la D.O. Ribera del Duero.

Pesquera, con una larga tradición vinícola, ha sido a lo largo de su historia un lugar geográficamente privilegiado por la bondad de sus tierras y un punto crucial de caminos.

Con el establecimiento de pueblos pastores y agricultores desde tiempos remotos, ha tenido a lo largo de la historia una gran vitalidad social y económica.

Viñedos:

Abogando siempre por el viñedo propio, a orillas del río Duero, a la vera de chopos, sauces y alamedas, crecen las 200 hectáreas de Tempranillo -variedad fetiche de Alejandro- en espalderas bajas para aprovechar mejor el calor.

alejandro-fernandez-racimo

Clima y suelos:

Los viñedos, a una altitud de 1000 metros sobre el nivel del mar y en suelos pobres de arenas y gravas sobre un fondo de calizas y arcillas, ideales para la vid.

Éstos se encuentran bajo el influjo del clima continental, con inviernos rigurosos y de frecuentes heladas, en los que las temperaturas pueden descender hasta los 10°C bajo cero, pudiendo llegar ocasionalmente a los 20°C bajo cero, y una pluviometría anual baja, de 300 a 550 l/m² al año.

La insolación, que oscila entre las 2.200 y las 2.800 horas anuales, y los veranos frescos y secos, favorecen la excelente calidad final del fruto, fabricando aromas y sabores repletos de matices que las uvas atesoran.

Sus vinos:

Contando con 7.500 barricas de roble americano y francés para la crianza, Tinto Pesquera elabora vinos en los que la madera guarda un enorme respeto hacia la fruta.

Y es que, Alejandro ha apostado siempre por la expresión de un gran suelo y un magnífico microclima por encima de la madera, aún cuando durante la época de los 80 todo el mundo seguía la moda elitista de los grandes reserva.

La mejor Tempranillo otorga a los vinos de Alejandro Fernández su característico tanino dulce de la fruta madura ofreciendo una agradable ambigüedad entre astringencia -sensación que produce el vino con elevada presencia de taninos de poderlo masticar- y suavidad.

Vinos sin clarificar que, con el paso de los años, ganan en complejidad y en matices sin perder su carácter original y que han hecho de Tinto Pesquera un emblema de calidad dentro y fuera de nuestras fronteras y que le han valido situarse entre las bodegas más prestigiosas de nuestro país.

alejandro-fernandez-bodega

Producción:

No obstante ser una bodega de referencia a nivel internacional, Tinto Pesquera es fiel a la idea de la elaboración de vinos artesanales y, aunque sus instalaciones están dotadas de la tecnología más innovadora para la elaboración de vino, Pesquera sigue siendo un negocio modesto que huye de la masificación apostando por los bajos rendimientos en pro de la calidad.

Así, con una producción de 800.000 botellas, su destino es 20% regional, 35% nacional y 55% exportación.

alejandro-fernandez-manos

Bodegas Remírez de Ganuza: clásicos renovados desde la Rioja Alavesa elaborados con Tempranillo, Viura y Malvasía.

Conoce la historia de una de las bodegas a la vanguardia de la innovación y sus vinos de autor, que tienen su factor clave en la minuciosa selección de la uva y en la mínima intervención en el proceso de elaboración, que te presentamos en Venta Privada.

claim_remirez

DESCRIPCIÓN

En 1989 Fernando Remírez de Ganuza fundó las bodegas como un reto personal tras dos décadas seleccionando en la zona de la Rioja Alavesa las fincas de viñedo viejo más adecuadas para su proyecto.

Con la voluntad como bandera de ser siempre lo más fiel posible a la viña y a la añada con sus vinos, Fernando ha sabido construir en el centro de Samaniego, en el corazón de la Rioja Alavesa, con acierto, visión, tesón y gusto una bodega, formada por antiguos caserones de pueblo, que tal vez pareciera que lleve ahí toda la vida, y alrededor de la cual se hubiera construido el pueblo, iglesia incluida.

Es esta realidad la que mejor define el espíritu de Fernando y Marisol Remírez de Ganuza que con una exhaustiva y cuidada selección de los viñedos y la uva, han colocado algunos de sus vinos a la altura de los mejores del mundo, resultando así precursores en la elaboración de vinos con un marcado carácter personal y diferenciador con respecto a los sus vecinos de la D.O.Ca Rioja.

Artífice en la incorporación de técnicas innovadoras ideadas por él y de las que es pionero, el verdadero factor diferencial de esta bodega es la meticulosa utilización de la mesa de selección, totalmente manual y llevada a cabo con estricta minuciosidad.

Remírez de Ganuza es, en definitiva, una bodega de autor sin la que no se puede entender la “nueva Rioja”.

fernando_remirez_ganuza

HISTORIA

En Remírez de Ganuza trabajan desde el principio con la misma idea: hacer una selección exhaustiva de la uva e intervenir lo menos posible en el proceso de la elaboración del vino para ser lo más fieles posible tanto a la añada como a la viña.

Durante las décadas de los setenta y ochenta, Fernando Remírez de Ganuza seleccionó las fincas de viñedo viejo más adecuadas para el desarrollo de su proyecto que finalmente se materializó como una apuesta personal con la fundación de las bodegas en 1989.

Elementos como la mesa de selección, las cámaras de frío o el uso de barricas nuevas, que hoy en día son comunes a otras bodegas de prestigio internacional, no lo eran en el momento en que se aplicaron en Remírez de Ganuza.
Asimismo son pioneros en técnicas innovadoras como la bolsa utilizada para la extracción de algunos de sus vinos, o la máquina para lavar la uva con su propio mosto.

En el  año 2010 comenzó una nueva etapa para Bodegas Remírez de Ganuza con la incorporación de José Ramón Urtasun, empresario navarro afincado en Madrid, quien comparte con Fernando su pasión por el vino y con quien tiene una conexión personal.

EMPLAZAMIENTO

La bodega se emplaza en el centro de Samaniego, al sur de la provincia  de Álava, concretamente en la zona de la Rioja Alavesa, inscrita en la Denominación de Origen Calificada Rioja, en la comunidad autónoma del País Vasco.
El pequeño pueblo de Samaniego, con una población de 331 habitantes, se ha caracterizado siempre por su hospitalidad.
En el municipio de Samaniego, de marcada tradición vitivinícola,  se localizan un gran número de bodegas.

INSTALACIONES

Las instalaciones, formadas por una manzana de edificios que fueron antiguos caserones de pueblo, están dispuestas alrededor de un patio central por el que discurre un canal natural de agua que da frescura y movimiento al conjunto, y en los que cada uno se destina a las diferentes fases de la elaboración del vino.

La arquitectura tradicional de las bodegas con sillería, contrasta con los métodos de elaboración más vanguardistas e innovadores del momento.

vinedo

Los viñedos, con una media de edad de las cepas de 50 años, compuestos por más de ochenta hectáreas de Tempranillo, Graciano, Viura y Malvasía, situados en enclaves privilegiados de la Rioja Alavesa, se reparten en seis localidades de la Sierra de Cantabria: Samaniego, Leza, Elciego, San Vicente de la Sonsierra, Laguardia y Ábalos. Todas ellas en la D.O. C. A. Rioja.

Esta amplia superficie de terreno permite el autoabastecimiento de uva de máxima calidad.

CLIMA Y SUELOS

En la Rioja Alavesa, en la que se ubican los viñedos de Remírez de Ganuza, protegida por la vertiente sur de la Sierra de Cantabria, predomina  la influencia del clima atlántico, dando lugar a veranos cortos de temperaturas máximas entre 36 y 38°C, e inviernos templados, con algunas heladas pero poca nieve, con temperaturas no inferiores a los 4°C bajo cero, y una  insolación anual media alta, de 2.800 horas.

Esta confluencia de climas, junto con la variedad de tipos de suelo y orografía de la zona (orientación viñedo, protección de los vientos…), generan microclimas que, sumados a las variedades y técnicas de cultivo aplicadas, dan lugar  a  vinos con peculiaridades únicas de la zona, caldos con una personalidad diferenciada dentro del marco de una identidad común perfectamente reconocible: la Denominación de Origen Calificada Rioja.

Para la localización de los viñedos, se han tenido en cuenta todos los factores: climatológicos, hábitat, microclima, suelo, baja productividad de las cepas

ELABORACIÓN Y PROCEDIMIENTOS

Dedicando los más adecuados cuidados a todos y cada uno de sus viñedos, en Remírez de Ganuza llevan a cabo una minuciosa selección que tiene su primera fase durante la vendimia, seleccionando solo los racimos de máxima calidad para la elaboración de sus vinos. Después de ésta, la uva recién vendimiada se guarda en cámaras frigoríficas a una temperatura de entre 4 y 6°C.

Otro sistema de selección es la entresaca, que consiste en quitar los racimos y hojas que forman grupos muy compactos, con la finalidad de conseguir una mejor exposición de la cepa al aire y una producción equilibrada de cada una.
Un ejemplo más de estos cuidados es la mesa de selección en la que, en varias etapas, se seleccionan los mejores racimos y se controla el estado sanitario de los mismos.
Posteriormente, éstos se dividen manualmente en dos: los hombros, parte superior, se destina a los vinos reserva, y las puntas, parte inferior, a los vinos jóvenes, consiguiendo así de que cada parte del racimo, el más apropiado por su madurez sea destinado a la elaboración de un vino determinado.
Finalmente los granos de uva son lavados en su propio mosto.

La fermentación alcohólica se lleva a cabo en pequeños depósitos troncocónicos de acero inoxidable ideados por Fernando y tinas de roble francés que son renovadas cada tres años.
La fermentación maloláctica tiene lugar en barricas de roble, en un lugar más elevado de la bodega para no contaminar las cubas que están en crianza.

El llenado se hace siempre con las máximas condiciones de higiene en barricas nuevas para conservar siempre el perfecto estado de los vinos.

Cada mes, durante los dos años de vida del vino en las barricas, se comprueba si necesitan trasiega y las mermas se rellenan con su propio caldo.

Y así, con el silencio y tranquilidad que proporciona la nave de crianza totalmente subterránea y situada bajo el patio central de la bodega, en unas condiciones ideales de temperatura y humedad, el vino terminará de redondearse hasta que le llegue el momento de salir al mercado.

vendimia

VINOS

D.O. C.A. Rioja.
Buscando siempre vinos que sean lo más fieles posible tanto a la añada como a la viña, los caldos de Remírez de Ganuza son vinos con la personalidad y el carácter propio de la bodega.
Remírez de Ganuza, añada 2006, tinto reserva. 90% Tempranillo, 5% Graciano, 5% pieles Viura y Malvasía.
Elaborado a partir de los hombros de los mejores viñedos de una edad media de sesenta años y con el uso de barricas nuevas tanto en la fermentación maloláctica como en la crianza, es el vino que refleja la esencia de la bodega.
De un rojo cereza brillante y un aroma intenso y complejo a fruta negra madura, se presenta en boca potente y sabroso, de entrada suave y tacto aterciopelado, con recuerdos aromáticos a frutas negras y finas notas balsámicas, pasando por tostados y cacao.
Trasnocho, añada 2007, tinto. 90% Tempranillo, 5% Graciano, 5% Viura y Malvasía.
El trasnocho es el fruto de veinte años aplicando un innovador sistema desarrollado en la propia bodega: su llenado en una bolsa de PVC alimentario dentro de depósito, evitando así la fricción de los hollejos y la oxidación del vino permitiendo preservar todas sus virtudes y evitar aromas y sabores indeseables que produce el prensado convencional.
Excelente estructura con mucha intensidad, el post gusto es largo, cremoso y muy persistente.
Viña Coqueta, añada 2006, tinto reserva. 90% Tempranillo, 5% Graciano, 5% pieles y pulpa de Viura y Malvasía.
El vino Viña Coqueta se elabora a partir de la viña La Coqueta que se caracteriza por el punto de maduración que da a sus uvas, que son sometidas a minuciosos procesos de selección. Tiene una crianza de veintidós meses y de más de dos años de afinamiento en la botella.
De color rojo picota oscuro, es en nariz muy intenso con aromas a fruta en confitura, balsámicos y frutos secos, con un fondo a notas minerales. Tiene un paso por boca amplio, denso y carnoso con una tanicidad fina que aporta recorrido y sabrosura al conjunto.
Fincas de Ganuza, añada 2006, tinto. 90% Tempranillo, 10% Graciano.
Fincas de Ganuza se elabora a partir de los hombros de los mejores racimos provenientes de viñedos cuya edad oscila entre los veinticinco y cuarenta años. Su crianza se lleva a cabo durante veinticuatro meses en barricas nuevas de roble francés y americano.
De color rojo rubí intenso, tiene aromas complejos con elegantes matices en los que se perciben notas de fruta fresca combinada con toques de especias y vainilla.
Sabroso, bien estructurado y con un gran equilibrio, se muestra elegante con taninos maduros y de gran calidad.
Erre Punto Blanco, añada 2011, blanco fermentado en barrica. 70% Viura, 30% Malvasía.
Elaborado a partir del mosto, su fermentación se lleva a cabo en barricas nuevas de roble francés durante ocho meses dentro de una cámara frigorífica. Durante sus siete meses de crianza utilizan el bastonage para potenciar su cuerpo y aroma.
De color amarillo alimonado con reflejos verdosos, tiene nariz muy fina y de alta intensidad. En boca se presenta sabroso, con volumen equilibrado y estructura fina. Tiene un final goloso acompañado de delicadas notas de roble cremoso.
Erre Punto Tinto, añada 2013, tinto. 90% Tempranillo, 5% Garnacha, 5% Viura y Malvasía.
Erre Punto Tinto, es un vino joven  elaborado con las puntas de los racimos que se seleccionan para sus reservas. En este vino se combinan los más innovadores métodos de selección de uva con el tradicional método de maceración carbónica típico de la Rioja Alavesa.
De color cereza picota intenso, es en nariz muy intenso y fino con notas florales. Tiene una entrada en boca golosa y carnosa, con taninos  equilibrados y amables. Desarrolla abundantes sabores que dan al conjunto mayor longitud y densidad, con un sabor fresco y jovial.
María Remírez de Ganuza tinto reserva. 93% Tempranillo, 7% Graciano.
Con el objetivo de hacer el mejor vino, con María Ramírez de Ganuza la  selección de las mejores uvas de la viña La Coqueta, y los sistemas de control de fermentación y crianza, en barricas nuevas de roble francés durante 22 meses, ya de por sí exhaustivos, van un paso más allá otorgándoles  una dedicación y unos cuidados excepcionales.
De color tinto picota oscuro, tiene aromas primarios a fruta roja confitada, aromas a tostado, y toques minerales entre otros. En boca tiene una entrada dulce, con un paso amable. Es carnoso y complejo, de gran persistencia, con un post gusto a tostados.
Un vino con mucha personalidad y carácter.
PREMIOS Y GALARDONES

Algunos de sus vinos se han colocado a la altura de los mejores del mundo.

Su Remírez de Ganuza Gran Reserva 2004 fue el ganador de los Premios Verema 2012 en la categoría de tintos.

La reconocida publicación Líderes de México, incluye al Remírez de Ganuza dentro de su Top 10.

La prestigiosa revista americana The Wine Advocate, publicada por Robert Parker considerado uno de los críticos de vino más influyentes del mundo, ha otorgado 100  puntos, la más alta calificación a Remírez de Ganuza Gran Reserva 2004.

También la inversión realizada por Fernando Remírez de Ganuza en investigación y desarrollo ha sido reconocida con los 98 puntos otorgados a Trasnocho.

Otros reconocimientos son hechos como el que durante sus vacaciones en Mallorca durante el verano de 2010, Michell Obama y la reina Doña Sofía acompañaron su comida con Remírez de Ganuza Reserva 2003.

 Su Trasnocho 2005 triunfó en Vinexpo 2009, donde  el prestigioso periodista francés Michel Bettane, acompañado de Thierry Desseauve, colaboradores habituales de Le Monde, Decantery y The world of fine Wine, llevaron a cabo una cata de los ocho mejores vinos europeos de cepas mediterráneas entre los que solo se encontraban dos vinos españoles, asegurando que: “Trasnocho es sin duda el mejor Rioja que podemos encontrar hoy”.

Como valor añadido, cabe destacar la labor que lleva a cabo Remírez de Ganuza celebrando anualmente la entrega de los premios del concurso Bodegas Remírez de Ganuza, en el que se unen vino, gastronomía y pintura a favor de los artistas con síndrome de Down.

Asimismo, el importe total de las ventas de María Remírez de Ganuza se destina íntegramente a fines sociales, dedicándose las añadas 2003 y 2004 a la AECC y las de 2005 y 2006 a financiar proyectos de la Fundación Síndrome de Down y con discapacidad intelectual.