Archivo de la etiqueta: denominacion de origen ribera del duero

Doncel de Mataperras 2009 de Bodegas Marqués de Velilla: ‘grande, muy grande, camino de la gloria’.

La guía ‘Vivir el Vino‘, con su selección de 365 vinos,
otorga 94 puntos a Doncel de Mataperras 2009 describiédolo como
grande, muy grande…Camino de la gloria.’
‘Un tinto de pago, de alta expresión, fruto de las cepas más viejas de la bodega, concebido para ser la viva imagen del terruño del que nace.Seductor, elegante, sorprendente.

Elaborado para escribir la historia de la bodega con letras mayúsculas’.

marqués de velilla doncel de mataperras

Descubre más sobre Doncel de Mataperras 2009.

Alejandro Fernández, genio y leyenda de la Ribera del Duero. Padre de Tinto Pesquera, un clásico inmortal.

alejadro-fernandez-tinto-pesquera-bn

Descripción:

Alejandro Fernández es una leyenda.
Es la viva imagen de un hombre hecho a sí mismo.

Desde su infancia alimentó su sueño bodeguero y, siguiendo la tradición familiar aprendida de sus padres, de niño ya elaboraba sus propios vinos cada año con uvas de sus pequeños viñedos.

Desde sus comienzos como bodeguero en los años 80, Alejandro Fernández ha sido considerado un verdadero revolucionario y visionario en la elaboración de vinos en la Ribera del Duero, convirtiéndose éstos en un modelo a seguir por otros viticultores y bodegueros.

Trabajador incansable, Alejandro Fernández tiene toda la sencillez y sabiduría de un hombre del campo castellano que supo lograr con su empeño, cariño y tesón unos nuevos Ribera que bien han merecido ser equiparados a los legendarios Pétrus por el reputado Robert Parker.

alejandro-fernandez-tinto-pesquera

Filosofía:

El trabajo es una constante en su discurso. Y es que Alejandro disfruta de su ocupación y lejos de pensar en la retirada afirma: ‘Yo descanso trabajando, en mis bodegas soy feliz y mientras tenga salud, permaneceré al frente del negocio’.

Son sus cuatro hijas un apoyo indispensable para él, especialmente Eva, quien se encarga de las vendimias y la elaboración de las cosechas en un tándem perfecto que representa mejor que cualquier otra cosa la comunión entre la innovación que aporta Eva y la tradición y la experiencia de Alejandro.

Así, las señas de identidad de Tinto Pesquera son la calidad y la perfecta conjunción entre tradición y modernidad.

Tinto Pesquera es una bodega sin artificios que refleja la personalidad de su creador, un hombre de ideas claras y directas, con el temple envidiable del agricultor que conoce bien la paciencia, la perseverancia y los beneficios de la espera.

Pese a sus constantes éxitos y reconocimientos, Alejandro es acérrimo defensor de la contención de precios que sigue a raja tabla, con la firme convicción de que el vino es para disfrutarlo, no para especular.

alejandro-fernandez-pesquera

Historia:

Alejandro Fernández nació en 1932 en Pesquera de Duero.Desde su infancia en que, siguiendo la tradición familiar, elaborara vinos procedentes de pequeños viñedos alimentó el sueño de ser elaborador con bodega propia.Antes que bodeguero fue agricultor, carpintero, herrero y creador de máquinas para el campo. Tanto es así que, los depósitos de acero inoxidable, las barras para conducir las espalderas y las máquinas para limpiar las barricas han salido de su taller.

Fue su carácter innovador el que le empujó a emprender su andadura personal como bodeguero y con el negocio de la maquinaria agrícola -posee tres patentes- pudo reunir los ahorros suficientes para iniciar su proyecto.

En el año 1972 el joven Alejandro Fernández hizo por fin realidad su sueño largamente perseguido cuando, movido por la ilusión de tener su propia bodega en la que elaborar vinos artesanales, adquirió un pequeño lagar de piedra del siglo XVI en su pueblo natal, Pesquera de Duero.

alejandro-fernandez-lagar-piedra

Tres años más tarde, en 1975, su proyecto se consolidaba con el alumbramiento de su primer vino, Tinto Pesquera.

Éste, convertido hoy en un clásico de la Ribera y buque insignia de sus bodegas, conocido y reconocido tanto en nuestro país como fuera de nuestras fronteras, fue merecedor de 98 puntos Parker en 1982.

Con él, Alejandro Fernández se convertía, junto con Vega Sicilia, en el primero en elaborar unos nuevos Ribera que cambiarían el futuro de la región y que a la vez marcaron una estela a seguir. Nuevos tintos que se alejaban de los claretes acostumbrados, menos alcohólicos y de una calidad inaudita hasta el momento.

En el año 1987 y tras 15 años de duro trabajo en aquel pequeño lagar de piedra, germen de una de las bodegas más prestigiosas en la actualidad, empezaron a crecer los viñedos de Alejandro Fernández.

En 1993 el Grupo Pesquera lograba la autosuficiencia: todo el proceso, desde la cepa hasta la botella, transcurre de puertas adentro.

Hoy, su sueño es una realidad que ha superado todas las expectativas y, lejos de acomodarse y contemplar el éxito de sus vinos, Alejandro sigue al pie del cañón convirtiendo sus bodegas en un punto de referencia a nivel internacional y situando sus vinos entre los 100 vinos más prestigiosos del mundo.

Y es que Alejandro Fernández, alma mater del Grupo Pesquera, visionario, creativo y genio incansable, nunca desaprovechó una oportunidad.

Ha sabido materializar sus proyectos contribuyendo además de manera decisiva a la evolución de las zonas vinícolas en las que ha desembarcado.

Tinto Pesquera fue la primera piedra del Grupo Pesquera que hoy se consolida con Condado de Haza, también en la D.O. Ribera del Duero; Dehesa La Granja en la D.O. Vino de la Tierra de Castilla y León, y El Vínculo con vinos acogidos a la D.O. La Mancha.

Emplazamiento y denominación:

La bodega se emplaza en Pesquera de Duero en la provincia de Valladolid, en la Comunidad de Castilla y León, inscrita en la D.O. Ribera del Duero.

Pesquera, con una larga tradición vinícola, ha sido a lo largo de su historia un lugar geográficamente privilegiado por la bondad de sus tierras y un punto crucial de caminos.

Con el establecimiento de pueblos pastores y agricultores desde tiempos remotos, ha tenido a lo largo de la historia una gran vitalidad social y económica.

Viñedos:

Abogando siempre por el viñedo propio, a orillas del río Duero, a la vera de chopos, sauces y alamedas, crecen las 200 hectáreas de Tempranillo -variedad fetiche de Alejandro- en espalderas bajas para aprovechar mejor el calor.

alejandro-fernandez-racimo

Clima y suelos:

Los viñedos, a una altitud de 1000 metros sobre el nivel del mar y en suelos pobres de arenas y gravas sobre un fondo de calizas y arcillas, ideales para la vid.

Éstos se encuentran bajo el influjo del clima continental, con inviernos rigurosos y de frecuentes heladas, en los que las temperaturas pueden descender hasta los 10°C bajo cero, pudiendo llegar ocasionalmente a los 20°C bajo cero, y una pluviometría anual baja, de 300 a 550 l/m² al año.

La insolación, que oscila entre las 2.200 y las 2.800 horas anuales, y los veranos frescos y secos, favorecen la excelente calidad final del fruto, fabricando aromas y sabores repletos de matices que las uvas atesoran.

Sus vinos:

Contando con 7.500 barricas de roble americano y francés para la crianza, Tinto Pesquera elabora vinos en los que la madera guarda un enorme respeto hacia la fruta.

Y es que, Alejandro ha apostado siempre por la expresión de un gran suelo y un magnífico microclima por encima de la madera, aún cuando durante la época de los 80 todo el mundo seguía la moda elitista de los grandes reserva.

La mejor Tempranillo otorga a los vinos de Alejandro Fernández su característico tanino dulce de la fruta madura ofreciendo una agradable ambigüedad entre astringencia -sensación que produce el vino con elevada presencia de taninos de poderlo masticar- y suavidad.

Vinos sin clarificar que, con el paso de los años, ganan en complejidad y en matices sin perder su carácter original y que han hecho de Tinto Pesquera un emblema de calidad dentro y fuera de nuestras fronteras y que le han valido situarse entre las bodegas más prestigiosas de nuestro país.

alejandro-fernandez-bodega

Producción:

No obstante ser una bodega de referencia a nivel internacional, Tinto Pesquera es fiel a la idea de la elaboración de vinos artesanales y, aunque sus instalaciones están dotadas de la tecnología más innovadora para la elaboración de vino, Pesquera sigue siendo un negocio modesto que huye de la masificación apostando por los bajos rendimientos en pro de la calidad.

Así, con una producción de 800.000 botellas, su destino es 20% regional, 35% nacional y 55% exportación.

alejandro-fernandez-manos