Archivo de la etiqueta: d.o. vino de la tierra de castilla y leon

Abadía Retuerta, tierras de vid durante más de ocho siglos.

Abadía Retuerta es testimonio de la historia y un lugar de encuentro entre la tierra y la vid.
Apostando por el terroir, fruto de la búsqueda del equilibrio entre la tradición milenaria en el Valle del Duero y la tecnología, el profundo respeto por el legado histórico, la selección de los mejores pagos y el trabajo del hombre, nace una experiencia cultural, vinícola y gastronómica exquisita con el vino como elemento vertebrador.
La búsqueda de la excelencia y el respeto y la pasión por la naturaleza, el cuidado de medio, la biodiversidad, la tierra, las estaciones, los tiempos, las tradiciones, la historia y el patrimonio, ofrece a cambio sacar el mejor fruto y el mejor provecho del entorno.
Emplazamiento y entorno
Cerca de la localidad de Sardón de Duero, en una de las regiones vitivinícolas más prestigiosas de España, en la provincia de Valladolid, comunidad autónoma de Castilla y León, el monasterio de Nuestra Señora Sta. María de Retuerta se emplaza en un inmejorable enclave en la orilla izquierda del Duero, en la D.O. Vino de la Tierra de Castilla y León.
Instalaciones
En el monasterio de Nuestra Señora Sta. María de Retuerta -histórica joya del tardorrománico- edificado en el siglo XII, la abadía, con la majestuosidad de sus bóvedas y la espiritualidad de sus muros enclaustrados, es el alma de Abadía Retuerta.
La antigua Abadía de Santa María de Retuerta, cuidadosamente restaurada y convertida hoy en Abadía Retuerta Le Domaine, alberga un exclusivo hotel de cinco estrellas Relais & Châteaux rodeado de los viñedos que son el corazón de Abadía Retuerta.
Concebido para ser un referente en el enoturismo de categoría, el hotel aloja un restaurante ubicado al aire libre en el jardín del claustro basado en la cocina mediterránea, la vinoteca dedicada a la cocina tradicional de tapas, el ‘Restaurante Refectorio’ con una estrella Michelín dedicado a la gastronomía de alto nivel, espacios para la meditación y relajación, y zonas para el cuidado personal con un gimnasio.
Además, con una sala de crianza enterrada, Abadía Retuerta cuenta con unas de las instalaciones más avanzadas de Europa para la elaboración de vinos.

Arquitectura- La iglesia
Construida en el siglo XII, la construcción de la iglesia, a la que se accede por la nave lateral situada al norte, fue concebida inicialmente en planta de cruz latina con tres naves, crucero y tres ábsides. Su construcción se vio interrumpida quedando las naves laterales con un solo tramo y la nave central más corta de lo habitual.
De estilo románico tardío-progótico, cuenta con elementos de influencia cisterciense y barrocos, éstos últimos añadidos posteriormente.
Destacan las ventanas románicas abocinadas cuyos arcos descansan sobre columnas de capitel corintio muy bien trabajados, la pequeña ventana trilobulada en el ábside norte, las bóvedas de crucería que en su día estuvieron decoradas con frescos de los que queda algún vestigio, la escalera semicircular a través de la cual se accede al coro y a la capilla funeraria, y la espadaña de dos cuerpos y frontón, cimacios, impostas y contrafuertes del exterior.
Arquitectura-El Claustro
El claustro, emplazado en el muro sur de la iglesia, fue modificado con el paso de los años. Destacan los arcos de medio punto que le otorgan el estilo herreriano, las bóvedas de crucería cuyos nervios son de perfil recto hechos en ladrillo y los arcos fajones de piedra. Las claves de las bóvedas y los capiteles de las columnas están decorados con motivos vegetales y animales de calidad diversa.
Las diferentes galerías albergaban diferentes estancias: las sala capitular, la sacristía, el refectorio, las estancias, el almacén…
Hoy, el claustro alberga las instalaciones de Abadía Retuerta conformando un espacio excepcional, cargado de la espiritualidad, la magia, y la belleza que respiran sus muros.
Medio

La Finca Retuerta cuenta con 700 hectáreas, de las cuales, casi 500 son monte y bosque repoblado con variedades autóctonas.

Viñedos
Divididos en 54 pagos, trabajados y vinificados individualmente, Abadía Retuerta cuenta con 204 hectáreas de viñedo en la propia finca principalmente de Tempranillo, Cabernet, Merlot, Petit verdot y Syrah, además de viñedos experimentales de Garnacha y Touriga nacional experimentales.
Clima
Los viñedos de más de 20 años, se encaraman desde la orilla por las laderas de orientación norte hasta una altitud de 850 metros sobre el nivel del mar, se encuentran bajo el influjo del clima continental-mediterráneo con inviernos largos, fríos y húmedos, y veranos cortos, secos y muy calurosos.
Las precipitaciones son escasas, con medias anuales que no superan los 500 mm, concentradas especialmente en primavera y otoño. La insolación, extensa y abundante, alcanza medias anuales de 2.200 horas de sol, y el río Duero favorece las neblinas y brumas matinales que configuran una fuente adicional de humedad.
Las variaciones de temperatura entre el día y la noche, la alta insolación y la escasez de lluvias configuran unas condiciones excelentes para el cultivo de la vid.
Suelos

Los suelos, sobre la cuenca del río, resultado de miles de años de erosión, sedimentaciones y cambios en la composición del suelo han dado lugar a un mosaico heterogéneo variando la textura, la proporción de minerales y el agua que absorbe o retiene cada parcela de la finca, originando un terroir de gran diversidad que demanda ser mimado y trabajado de forma individual.

Procesos
La cuidadosa restauración del monasterio de Santa María de Retuerta, el respeto por el legado histórico, cultural y vitícola de la finca en el valle del Duero, la exclusividad de los servicios que ofrece en un entorno idílico, el riguroso trabajo y el talento del equipo humano que perfila Abadía Retuerta, el asesoramiento permanente de uno de los mejores enólogos franceses, el bordelés Pascal Delbeck, y la dirección de Ángel Anocíbar, primer enólogo español en obtener el doctorado por la universidad de Burdeos hacen de Abadía Retuerta y sus vinos una experiencia singular.
Bajo el credo de Pascal Delbeck de ‘no forzar a la vid, permitiendo así que el tiempo y el conocimiento extraigan lo mejor de ella’, Abadía Retuerta pone ‘la tecnología al servicio de la tradición’.
En su búsqueda de la excelencia, apuesta por la tecnología, la investigación y la innovación contando con unas de las instalaciones más avanzadas de Europa.
La división parcelaria de las más de 200 hectáreas de viñedo según sus características y necesidades, el conocimiento de cada pago a través de su estudio con el paso del tiempo y una profunda observación de los procesos naturales, permite una acción personalizada obteniendo sí el mayor rendimiento de las vides y extrayendo lo mejor de ellas, llegando así la vendimia, siempre realizada a mano, en el momento óptimo de maduración.
La cuidada selección a pie de viña del fruto de cada racimo y el uso de la mesa de selección, la cual fueron los primeros en utilizar en la región, son parte fundamental en el proceso y factor determinante en la calidad de sus vinos.
Ya en las instalaciones, y utilizando la gravedad en todos los procesos de la elaboración, los vinos, procedentes de las distintas parcelas, fermentan separadamente en pequeños tanques de acero inoxidable.
Durante la crianza, la sala de barricas enterrada permite el control natural de temperatura.

Vinos
En palabras del mismo Pascal Delbeck, Abadía Retuerta es ‘el renacimiento de un viñedo histórico y la creación de un vino único’.
Así, los vinos se Abadía Retuerta son el legado de la rica tradición vitivinícola de esta zona. Vinos reconocidos internacionalmente, limpios, expresivos, amables, con un estilo propio, moderno e innovador, respetuoso y coherente con los usos y costumbres de la región.

Producción

La producción anual de Abadía Retuerta alcanza el millón de botellas.

HISTORIA

Edificación y clero
Con el fin de asentar el cristianismo en las tierras de Castilla durante la Reconquista en el siglo XII, el Conde de Castilla mandó edificar una red de monasterios-fortaleza.
Así, en el año 1146 la orden premonstratense edificó el monasterio de Santa María de Retuerta de estilo románico tardío-progótico con elementos de influencia cisterciense y barrocos, éstos últimos añadidos posteriormente.
La orden premonstratense, cuyos monjes son también llamados ‘canónigos blancos’ por su albo hábito heredado de su fundador fue constituida en el año 1120 en Francia por San Norberto.
Ejerció una importante influencia en la cultura occidental durante la Edad Media llegando a contar con más de 400 casas repartidas por toda Europa, desde Noruega hasta Palestina.
El monasterio de Santa María de Retuerta fue la primera fundación premonstratense en España y constituido como casa madre de la orden en Castilla.
Gozando del privilegio terras et vineas que le fue otorgado, durante el precepto del segundo abad, trajeron desde Borgoña las primeras cepas de variedades francesas que fueron plantadas en este lugar.
La desamortización de Mendizábal
A pesar de las distintas órdenes que, debido a las diferentes reformas eclesiásticas, fueron ocupando el monasterio con el paso de los siglos, éste siguió permaneciendo al clero hasta que, con la desamortización de Mendizábal, entre los años 1836 y 1837 y bajo el reinado de María Cristina de Borbón-Dos Sicilias y Fernando VII (1833-1840), fue puesto a la venta.
La desamortización española fue un largo proceso iniciado a finales del siglo XVII y cerrado bien entrado el siglo XX, por el cual se ponían a la venta, previa expropiación forzosa, mediante subasta pública bienes inalienables pertenecientes a la Iglesia, provenientes en su mayor parte de donaciones y testamentos, con el fin de sufragar la deuda del estado.
Así, junto con otros muchos bienes, el monasterio de Nuestra Señora Sta. María de Retuerta se y sus tierras fueron subastados.
Los bienes expropiados, organizados en grandes lotes que solo eran accesibles a las oligarquías poderosas, fueron comprados por la nobleza y burgueses adinerados, lo que imposibilitó la creación de una verdadera clase media o burguesa en España que sacase al país de su atonía.
Desaparecida la orden premonstratense en España tras la desamortización de Mendizábal, y a pesar de todo, el monasterio llegó al siglo XX en buen estado gracias a que fue habitado y cuidado por familias de colonos que atendían las fincas de la zona.
Abadía Retuerta en la actualidad
En el año 1990 la multinacional Suiza compró la Finca Retuerta. Tras replantar sus viñas entre los años 1991 y 1994, lanzaron su primer vino al que llamaron Primicia en 1998.
Así, y a pesar de los sucesivos cambios a través del tiempo, los pagos de Abadía Retuerta han sido durante más de ocho siglos, tierras de vid, de silencio y recogimiento.
Os dejamos el enlace de una interesante entrevista a Enrique Valero, Director General de la Bodega Abadía Retuerta, para los que queráis saber más. Ver entrevista.